Agradecimientos en torno a una biblioteca

_DSC1625

En la segunda parte de los Comentarios reales, en el libro cuarto de lo que sus impresores rebautizaron como Historia general del Perú, el escritor Inca Garcilaso de la Vega afirma de su trabajo:

«Séame lícito decir con verdad y sin ofensa de nadie, lo que yo vi, que mi intención nunca es otra sino contar llanamente lo que pasó, sin lisonja ni odio, que no tengo para qué tener lo uno ni lo otro.»

Y esto que el Inca vio y relataría con la voluntad de conciliación que le era característica, «sin lisonja ni odio» y con la llaneza y verdad que eligió por estilo, no fue sino la descripción de su comarca natal y del pueblo en ella establecido, el gran imperio de los Incas, así como la entrada en él de los españoles y su conquista. Y lo hará en su calidad de hijo de ambos, primera generación de mestizos que participa por tanto de las dos realidades, las conoce y comparte.

_DSC1636Este escritor de dos mundos deja al morir una biblioteca de la que sus albaceas levantan inventario hasta un total de 188 libros, una cantidad notable y un documento único, dado que no poseemos noticia igual de otros escritores coetáneos. En dicho documento, que felizmente prestó el Archivo de Protocolos de Córdoba, se basa la exposición que hemos comisariado en la Biblioteca Nacional de España, con ocasión de los 400 años de su muerte. La muestra quiere reconstruir esa biblioteca que fuera propiedad del Inca, porque creemos que el mejor modo de celebrar y recordar a un escritor es devolverle sus libros. Toda biblioteca pretende inducir a un recorrido en sus visitantes y traza un relato que cada quien hilvana. José Durand leía en este listado póstumo del Inca la biblioteca de un hombre viejo y cansado.

_DSC1635Nosotros hemos descubierto, en cambio, a un estudioso y pensador infatigable, un humanista lleno de curiosidad hacia las materias más dispares, un lector entusiasta que tenía libros de amigos, obra piadosa y edificante pero también textos prohibidos, relaciones polémicas, costosísimos títulos, manuales prácticos de consulta y lecturas favoritas: la suya debió de ser una biblioteca manejada, cuidada, transitada, querida, como lo prueba que la llevara consigo en su última mudanza de Montilla a Córdoba.

Los tres comisarios de la exposición, Marta, Esperanza y Paul, queremos agradecer:

-Al Archivo Arzobispal de Córdoba y a la Fundación de Amigos de la BNE, por prestar y traernos el legajo donde se hallar el inventario de la biblioteca del Inca. El inventario ha sido transcrito paleográficamente de nuevo y reproducido en facsímil por primera vez en el catálogo de la muestra.

-Agradecemos a los diseñadores de éste, tipos móviles (Imanol y Montse), el cuidado, la delicadeza, y su saber hacer por el catálogo (o libro) bellísimo que nos han regalado.

-Agradecemos también a la Biblioteca Nacional del Perú y a su director Ramón Mujica la digitalización de las páginas de la Historia general de las Indias de Francisco López de Gómara, anotadas por el Inca de su puño y letra, que la exposición enseña por primera vez en España.

-Al Museo Lázaro Galdiano, Museo de Ciencias Naturales y Museo de América (muy especialmente al conservador de este último por su ayuda e indicaciones, Andrés Gutiérrez). Con su aporte se ha podido incorporar a la biblioteca las piezas y objetos que ilustran la parte materna, andina y transatlántica del archivo del Inca

-A los diseñadores de la exposición, PeiPe S.L. (Daniel y Pablo), por cobijar todos estos objetos en la mejor y más hermosa envoltura y por dar color y sensibilidad a la biblioteca.

-Por supuesto, queremos agradecer muy especialmente al equipo de la Biblioteca Nacional (bibliotecarios de las salas Cervantes y Goya), al área de difusión -Sergio, Miguel, Amalia-, y de publicaciones -Emma, Fátima y Carlos-, por guiarnos, aconsejarnos en la tarea. A Carlos Alberdi, director cultural de la Biblioteca, por acoger con confianza plena el proyecto. Desde luego, la exposición no habría podido montarse en otro lugar ni con otros fondos. Le agradecemos por eso a su directora que se haya prestado a este juego de espejos borgiano de alojar, de exhibir una biblioteca dentro de la biblioteca.

-Por último, queremos agradecer a aquellos albaceas amigos -Francisco de Corral, caballero de la orden de Santiago, el canónigo don Manuel Cortés de Mesa y el licenciado Fernández de Bonilla- que un día de abril de 1616 entraron en la casa de Córdoba del Inca Garcilaso y levantaron inventario minucioso de sus últimas posesiones, y entre ellas de aquellos sus libros.

_DSC1666

Decimoctava sesión: visita guiada al Museo de América

DSCN7814

Ayer tuvimos nuestra penúltima sesión en un lugar privilegiado: el Museo de América de Madrid. Gracias a la conservadora de museos Celia Diego Generoso, pudimos hacer un recorrido guiado por la colección permanente. La visita, llevada a cabo por la misma Celia Diego, se centró principalmente en el comentario exhaustivo de dos obras: Los mulatos de Esmeraldas (1599), de Andrés Sánchez Galque; y la Entrada del virrey Morcillo en Potosí (1716), de Melchor Pérez de Holguín.

DSCN7818El análisis detallado de ambas obras ocupó gran parte de la visita, pero Celia Diego ofreció primero un panorama histórico sobre la formación de las colecciones del Museo de América, así como la estructura en que están divididas. Al final nos detuvimos a observar algunos cuadros de castas, nos mostró también los estupendos mosaicos de plumas del virreinato de Nueva España, y después nos explicó la técnica del enconchado, muy utilizada en el mundo novohispano. El Museo de América alberga una de las mayores colecciones de enconchados mexicanos que existen en la actualidad.

Segunda sesión: desvelando a la tapada limeña

DSCN7471Para la segunda sesión del seminario hemos tenido la suerte de ver materiales reservados del Museo de América. Queremos agradecer especialmente a la ponente, Carmen Rodríguez de Tembleque, que organizó la sesión en el Museo para que pudiéramos acceder a las láminas de tapadas limeñas que se conservan en él y que no se encuentran en la exhibición permanente.

Además de posibilitarnos el acceso a estos materiales, Carmen Rodríguez realizó un interesante panorama por la historia de la tapada limeña, ese personaje que cautivó a viajeros y visitantes a lo largo de los siglos. Primero nos explicó las partes en las que consistía el atuendo de la tapada, comenzando por la saya, que podía ser encanutada, desplegada, encarrujada y de tiritas. Sobre la saya la tapada se enganchaba el manto, que subía por la espalda hasta la cabeza, después se ponían la camisa y por último un mantón o chal para las épocas de más frío. Además de estas ropas, la profesora Rodríguez insistió en la importancia de los zapatos, que solían ser de raso y jugaban un papel crucial en la apariencia de la tapada.

DSCN7477Después, Rodríguez de Tembleque nos explicó los posibles orígenes de la tapada, que existía ya en 1560, aunque probablemente antes, con el virrey Antonio de Mendoza, ya se podía ver por las calles a mujeres con este atuendo. En 1561 encontramos las primeras leyes que prohibían a la mujer cubrirse el rostro; leyes que no consiguieron evitarlo a lo largo de tres siglos. No fue hasta el XIX cuando la moda de la tapada se fue sustituyendo poco a poco por la moda francesa.

Con abundantes imágenes, incluyendo fotografías del siglo XIX, y estupendas referencias a libros de viajeros como Juan Mauricio Rugendas o Max Radiguet, así como a textos de Ricardo Palma o Flora Tristán, Carmen Rodríguez nos ofreció un estupendo recorrido por la historia de esta figura femenina. La ocultación, la provocación y el jugar al equívoco son algunos de los objetivos que perseguía la tapada limeña, una mujer que gozó de más libertad que muchas otras mujeres gracias al anonimato que le permitía taparse a voluntad en espacios públicos.

DSCN7468La tapada se dejaba ver por las plazas, las alamedas, los lugares de moda, como los baños de Chorrillos, la iglesia, el mercado, los comercios y las fiestas. En su viaje al Perú, Flora Tristán se sorprendió de la libertad de la mujer limeña frente a, por ejemplo, la francesa. Esta libertad no solo se percibía en su atuendo, sino también por su actitud, que era totalmente diferente: el traje de tapada le daba libertad a la mujer, quien además, según el color de su saya, podía también expresar opiniones políticas.

Bibliovisita en el Museo de América

El sábado 25 y domingo 26, de 12 a 13.30h, tendrá lugar en el Museo de América de Madrid una «Bibliovisita», mediante la que se propone una visita guiada al museo con el complemento de los textos y crónicas que algunos de los viajeros europeos escribieron sobre América. De este modo, el museo propone «reflexionar acerca del complejo proceso de la construcción de identidades» de una manera amena y cercana.

La asistencia es gratuita pero es necesario preinscribirse escribiendo al correo: nuria.moreu@mecd.es
Aforo limitado de 25 personas por grupo.

image001

Seminario de Introducción al arte virreinal – Museo de América

IMG_4526El Museo de América y la Universidad Pontificia de Comillas, dentro de las actividades de la Universidad de Mayores, colaboran en la organización de un Seminario sobre Introducción al Arte Virreinal. La profesora del seminario será Carmen Rodríguez de Tembleque, colaboradora del Museo de América que estuvo con nosotras en el seminario de Escrituras Virreinales durante el curso pasado.

 INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Periodo de celebración: 21 de octubre – 9 de diciembre de 2014
  • Horario: martes, de 11:00 a 13:00 h
  • Lugar: Museo de América de Madrid
  • Coste: 170 euros
  • Periodo de Matriculación: desde el 30 de septiembre hasta el día anterior al de comienzo del seminario
  • Procedimiento: la matrícula se realizará a través de la secretaría de la Universidad de Mayores

Dª Mª Teresa Lázaro Adán
Tel. 91 542 28 00 (ext. 2915)
mlazaro@uma.upcomillas.es

PUEDEN CONSULTAR EL PROGRAMA AQUÍ

La Virgen del Carmen y la Guerrilla

image001

El Museo de América de Madrid comienza el mes de julio inaugurando la quinta exposición fotográfica del Ciclo PACHAMAMA, LOS APUS Y “LOS DIOSES DE LOS BLANCOS”, en esta ocasión con el título «La Virgen del Carmen y la Guerrilla». La Virgen del Carmen es para los indígenas de los Andes no solamente la Madre de Dios, sino también la Madre Tierra o Pachamama. 18 grupos de danzarines espléndidamente engalanados y acompañados por su propia banda de música, evocan los siglos pasados y la historia colorida y dolorosa de los tiempos coloniales del Perú en una fiesta que transforma durante cuatro días el pueblo de Paucartambo.

– La exposición estará abierta del 1 al 27 de julio –

Y el sábado 5 de julio, a las 12:00 horas, la autora de las fotografías, Ángela Brachetti-Tschohl, Doctora en Antropología, imparte la conferencia La Virgen del Carmen y la guerrilla, relacionada con la festividad que se explica a través de sus fotografías.

Sala de la reina – acceso libre – aforo limitado