III Seminario Internacional de Arte y Cultura en la Corte, 14 y 15 de abril de 2016

seminario-arteycultura

A pesar de sus diversos desarrollos e indudables particularidades, a lo largo del siglo XX las historiografías del arte español y del hispanoamericano han compartido muchos planteamientos metodológicos, algunos de los cuales están en el mismo origen de la historia del arte como disciplina. Estas bases comunes, acaso por sus propias limitaciones, no han generado una historia del arte hispano/americana integrada, y en general, se ha mantenido una historia del arte separada, incluso ahora en el siglo XXI. Sólo a través de la noción de “relaciones artísticas” se ha explorado la posibilidad de integración y, en la mayoría de los casos, ésta se ha construido a través de la idea de “influencia” que se mueve en una sola dirección (de España a América).

Este seminario propone examinar algunas de las bases conceptuales de esta historia del arte compartida y proponer vías de desarrollo para la misma. Esto se hará mediante una combinación de ponencias teóricas y otras que muestren, a través de estudios de caso, cómo se podrían abordar cuestiones comunes en ambas geografías, estudiando así la viabilidad de una posible historia compartida real basada en conceptos como circulación, gusto, proceso y distancia.

Directores del III Seminario:
Luisa Elena Alcalá (UAM)
Peter Cherry (Trinity College)
Nelly Sigaut (El Colegio de Michoacán)

Sedes:
Facultad de Filosofía y Letras, UAM
Centro de Estudios, Museo Nacional del Prado

Información completa pinchando aquí

 

La reconfiguración de la monarquía católica: el gobierno de las Indias

La semana que viene, entre los días 22 y 23 de octubre, tendrá lugar la IX edición del seminario internacional «La corte en Europa», dirigido por los profesores José Martínez Millán y Manuel Rivero Rodríguez, que se viene desarrollando cada año en el Departamento de Historia de la Universidad Autónoma de Madrid. Pueden consultar el programa aquí.

Decadencia, según se definió en una larga tradición historiográfica que tomó a Gibbon como referencia, es el periodo de declive que precede a la desaparición de una civilización o de un sistema político y social. Según la historiografía clásica da a entender, tal cosa le sucedió a la monarquía hispánica durante el siglo XVII, tocando fondo en el reinado de Carlos II, el último soberano de la Casa de Austria de cuya desaparición nacería una nueva monarquía. Los Borbón, así contemplados, más que continuidad lo que dieron a la Monarquía fue -según esta tradición- un nuevo inicio. De la mano del reformismo ilustrado del siglo XVIII se emprendió un nuevo camino hacia la modernización e incluso puso los cimientos de la conciencia nacional española.

Aunque en los últimos estudios tratan de ver una continuidad entre las dos dinastías, no han sabido poner de manifiesto la creatividad, dinamismo y originalidad que caracterizó a la Monarquía y a las sociedades que se encuadraban en ella durante la segunda mitad del siglo XVII. Antes de la desaparición de Felipe IV hallamos que, en el sur de Italia, hay un pujante crecimiento económico y un fuerte dinamismo cultural que ni siquiera se vio frenado por los desastres naturales. Pero esto no es una singularidad italiana. Al otro extremo del océano, en América, los reinos del Perú y Nueva España se encontraban en uno de los mejores momentos de su historia, que Octavio Paz calificó poéticamente como “un espacio dorado en una monarquía en decadencia”. Tal contradicción no existía; en este encuentro podrá analizarse la complejidad de este momento histórico.

Directores

José Martínez Millán
Manuel Rivero Rodríguez

Secretaría

Juan Jiménez Castillo
Javier Revilla Canora

Información y contacto

Instituto Universitario «La corte en Europa»
Facultad de Filosofía y Letras
Módulo VI Bis
Despacho 111
Universidad Autónoma de Madrid

Decimotercera sesión: el virrey y la ‘monarquía compuesta’

DSCN7717En la sesión de ayer, el profesor Manuel Rivero expuso la evolución de la figura del virrey a lo largo de la historia de la Monarquía hispana. En un primer momento explicó en qué consistía esta figura cuando apareció, a lo largo del siglo XVI. El virrey de las colonias españolas gobierna como si estuviera el rey, haciendo sus funciones. De hecho, vive en el palacio real, pues no existe un palacio ‘virreinal’. Es así como se desarrolla una ‘política de la presencia’: el virrey actúa en nombre del rey; en su ausencia, el virrey de Nápoles, por ejemplo, es el rey de Nápoles. Pero en cuanto aparece el rey, el virrey deja de serlo. Solo es virrey por una ausencia, su mandato es en ausencia.

DSCN7726Tras explicar el concepto de ‘monarquía compuesta’, definido por J. Elliott como el modo en que el rey es soberano de cada reino como si solo lo fuera de ese reino, el profesor Rivero se centró en las instrucciones como textos capitales para la comprensión del papel del virrey cuando llegaba al reino que tenía que gobernar. En un primer momento, estas instrucciones no tenían un carácter normativo; servían simplemente para instruir e informar al virrey sobre el territorio que iba a gobernar. Es un criado de su majestad, y en ese sentido su autoridad es doméstica, es decir, está subordinado al rey en tanto que este es el ‘pater familias’. Por ello, las instrucciones al comienzo tenían un carácter político, pero no normativo.

DSCN7722Sin embargo, según avanza el siglo XVII estas instrucciones empiezan a cobrar un carácter más normativo. Si entre 1540 y 1604 el gobierno se configura a través de la praxis, en la medida en que el virrey gobierna según las instrucciones que le ha dejado su antecesor, a partir de 1604 las instrucciones se repiten y ya no forman una práctica, sino que son copias unas de otras y pasan a formar parte de una normativa de gobierno. De este modo, en el siglo XVII deja de ser información y se convierte en norma, puesto que la figura del virrey también se institucionaliza. Ya no es una persona singular, sino que se convierte en una entidad que debe seguir unas normas y su poder se ve más limitado. La charla terminó con un interesante debate sobre la diferencia entre ‘colonia’ y ‘virreinato’, en el que el profesor Rivero comparó el imperio español con el inglés y destacó algunas de sus diferencias y similitudes.