Exposición “Las reducciones jesuitas del Paraguay”

reducciones-jesuiticasDesde el 21 de noviembre de 2014 hasta el 8 de febrero de 2015 los habitantes o visitantes de Madrid podrán asistir a la exposición organizada por el Caixa Forum sobre las reducciones que los religiosos de la Compañía de Jesús llevaron a cabo en Paraguay a lo largo del período colonial.

Con el nombre de reducciones o misiones se conoce a un conjunto de comunidades indígenas de la América española: treinta asentamientos creados en el siglo XVII por misioneros jesuitas en la región del Río de la Plata, en el actual territorio de Argentina, Paraguay y Brasil. La palabra reducción deriva del latín y se asocia a la idea de acompañamiento: los indígenas guaraníes son llevados al catolicismo a través de una acción evangelizadora.

Esta exposición rememora las reducciones jesuitas en Paraguay y cómo era la vida en sus comunidades en aspectos tales como la familia, instituciones, economía, agricultura, culto, liturgia y artes.

La entrada es libre y gratuita. Más información aquí.

La controversia de Valladolid, por Miguel Casado

La_controverse_de_Valladolid_TV-146547333-large“La leyenda negra es la historia de España”, exclama Max Estrella en un momento clave de Luces de bohemia: acaba de encontrar en una calle las huellas de una carga conjunta de la policía y las milicias patronales (paramilitares, se llamarían ahora) contra una manifestación obrera; ha habido muertos y aún deambula por allí, trastornada de dolor, una mujer con el cadáver de su niño en brazos. En las páginas siguientes, Max formula su teoría del esperpento, y poco después muere; según esta sucesión, objetivada en su personaje, la estética innovadora de Valle-Inclán surge de entrada como juicio político, respuesta a la situación social que vive el país, años de la Dictadura de Primo de Rivera.

En la frase de Max Estrella hay dos pasos: primero, la “leyenda” no es leyenda, sino que da cuenta de la realidad; segundo, la historia y el presente confluyen, se identifican. La historia se hace crónica del presente si se la libera de sus mitos y sus coartadas. Recordé la escena pensando en Bartolomé de las Casas, ese personaje extraordinario de nuestra historia; no en vano su Brevísima relación de la destrucción de las Indias, que dejó estremecida a Europa, se ha considerado con frecuencia el origen de la “leyenda negra”, es decir, de la imputación de genocidio a la conquista española de América. He vuelto a ver La controversia de Valladolid, la película que, con texto de Jean-Claude Carrière, evoca aquel conflicto y, aunque Las Casas y Sepúlveda debatan en francés, aunque dos conventos franceses sustituyan al vallisoletano Colegio de San Gregorio, sus imágenes y su discurso guardan mucha fuerza y producen vértigo –esa sensación irreal en que a veces consiste el tiempo de la historia: así, la discusión sobre el alma de los indios, hoy que el Papa católico es argentino y ese continente aporta el mayor número de sus fieles. Y, siempre, las mismas preguntas: ¿son Sepúlveda y Las Casas mi tradición?, ¿o solo lo que elija como tal, aquello en lo que me reconozca y pueda crecer?, ¿solo, entonces, Las Casas? Y, en aquella calle por la que yo pasaba cada día, de adolescente, para ir al instituto, ¿qué huella queda?

la_controverse_de_valladolid_photo_2Como se sabe, La controversia de Valladolid es un telefilm, rodado en 1992 por Jean-Daniel Verhaeghe, que relata la polémica mantenida por Las Casas y Ginés de Sepúlveda ante un legado pontificio, sobre si los indígenas del nuevo mundo eran seres humanos y cómo se les debía en consecuencia tratar; varios montajes teatrales (Rayuela, La Abadía, compañías latinoamericanas) prolongaron su onda expansiva. No fueron como ahí se narran los hechos históricos: por un lado, la corona de Castilla había ido dictando diversas y contradictorias “Leyes de Indias”; por otro, el papa Paulo III decretó en 1537 que los indios tenían alma. Por tanto, la Junta de Valladolid (celebrada en el verano de 1550 y la primavera de 1551, sin que los dos portavoces llegaran nunca a encontrarse en persona) se proponía sobre todo establecer una base teológica que rigiera la colonización, el grado de libertad o imposición de la fe, el estatuto jurídico de encomenderos e indios, etc, y en realidad no llegó a emitir un juicio. Sin embargo, la mirada de Carrière logra, con sus elementos de ficción, una potente síntesis de las dos posiciones: el germen de una justificación intelectual para el colonialismo europeo que aún colea, contra el germen de una teoría de los derechos humanos y la igualdad de todos los pueblos, hoy el discurso formalmente aceptado (más allá de gritos de mono a los futbolistas negros en los estadios, o del eco en el llamado Estado islámico de ideas como las de Sepúlveda: “los idólatras mueren como chinches porque Dios deseaba eliminarlos”).

La película pone en juego la pasión vehemente de Las Casas, que halla en la indignación un motor del pensamiento, la frialdad lógica –que va atornillando argumentos sin asumir las realidades que ocultan– de Sepúlveda (atormentado solo en la reconcentrada, turbia, expresión de Trintignant, el actor, nunca en su implacable discurso), y el pragmatismo como de serpiente del cardenal, quien parece tan capaz de pronunciar su sentencia en favor de los indios como lo sería de dictar otra cualquiera. Y los momentos memorables: el relato de las brutalidades entre el abucheo de los clérigos asistentes, dos encomenderos espiando desde la claraboya, los indios traídos como cobayas que tiritan semidesnudos en la humedad abacial, la repulsiva acción de los bufones convertidos en portavoces de una doble moral, la ira de Las Casas tirando los papeles de Sepúlveda al suelo sin poder ya contenerse, el fondo del canto gregoriano elevándose bellísimo al cierre de las sesiones, el suelo de ajedrez, la penumbra en las celdas nocturnas…

0De lo mucho escrito sobre estos episodios, recuerdo ahora el trabajo de Francisco Fernández Buey, en La gran perturbación y en otros textos, él mismo filósofo-activista, como dice del dominico. Su reconocida admiración por Las Casas y el empeño en reivindicarlo, no merman en nada el poder de su análisis, que lleva a cuestionar los relatos habituales sobre la génesis de la modernidad. Mientras Sepúlveda sería el típico humanista del Renacimiento, escritor en latín y experto en Aristóteles, Las Casas bucea en el viejo universalismo medieval y en una inspiración cristiana originaria para esbozar la propuesta de otro tipo de humanismo; el discurso del primero, pronto aliado con el pragmatismo protestante, desembocará en la modernidad capitalista, el reductor racionalismo instrumental; el segundo, en las utopías de la libertad y la igualdad, en un pensamiento crítico que busca cada vez su método para conocer el mundo –y quizá la Ilustración, con sus insalvables contradicciones, fue un fugaz espacio de encuentro de las dos vías, para volver luego a separarse. No sé si Fernández Buey compartiría este resumen, pero sí que le habría gustado conocer, por ejemplo, si no lo conoció, el trabajo del ecuatoriano-mexicano Bolívar Echeverría sobre el Barroco, donde se abre otra puerta semejante para pensar formas alternativas de modernidad.

Carrière hace que el cardenal sugiera a los colonos preocupados por su ruina (“si tenemos que pagarles y tratarlos como cristianos, costará mucho dinero”) la vía de la esclavitud de los africanos, que –ellos sí– estarían mucho más cerca de los animales. Y lo no dicho parpadea un momento sobre la hermosa capilla: más allá de toda misión religiosa, la conquista ofrece una forma incomparable, privilegiada y en extremo veloz, de acumulación de capital.

 Miguel Casado
Texto aparecido en “La sombra del ciprés“, suplemento del diario El Norte de Castilla
(13/12/2014)

Rodolfo Cerrón Palomino, Tras las huellas del Inca Garcilaso de la Vega

huellasEl Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar publicó en 2013 el libro Tras las huellas del Inca Garcilaso. El lenguaje como hermenéutica en la compresión del pasado, del profesor y lingüista Rodolfo Cerrón Palomino.

Se trata de una recopilación de ensayos publicados por el autor desde 1991. Aquí pueden leer una interesante reseña del libro, que expone la importancia de los estudios de Cerrón Palomino en relación al papel que jugó la lengua quechua en la obra del Inca Garcilaso de la Vega.

Edgar Montiel: La influencia del Inca Garcilaso en el pensamiento europeo

untitledEl Boletín Semanal del portal Libros peruanos cuelga en su número 372 de diciembre de este año una interesantísima entrevista con el especialista en el Inca Garcilaso, Edgar Montiel.

La “filosofía sucursalera”, expresión de Enrique Dusserl, establece que el pensamiento en América Latina se nutre del europeo, sin una incidencia paralela a la inversa. Sin embargo, Edgar Montiel, especialista en la obra del Inca Garcilaso de la Vega, rastreando la influencia de su escritura en las corrientes ideológicas durante el XVII y XVIII, contradice esa “situación de mesa de recepción” a que parece condenada la reflexión iberoamericana.

Frente a ello, Edgar Montiel subraya la condición erudita y lectora de este autor, cuya estrategia comunicativa desde el título Comentarios Reales, al asumirse como inca y descendiente de incas, resultó muy atractiva para figuras de la talla de Hugo Grotius, John Locke, Bacon, Montesquieu, Voltaire, Diderot, Francoise de Grafigny, Marmontel, entre otros.

La influencia del Inca Garcilaso casi desde la publicación de La Florida es excepcional, especialmente en un público ávido de reforma, de modernización, de nuevos modelos. Lo que a la Europa del XVII les impacta es la organización colectivista de la sociedad que el Inca transmite acerca de su pueblo, la organización decimal, el control de la natalidad. “Los lectores europeos del siglo XVIII tienen otra lectura de Garcilaso. Ven su alteridad, ven la diferencia y saben la utilidad que les pueda dar. No es que Garcilaso haya escrito una utopía. Los que lo leyeron en la edición de 1744 lo asumieron como carácter vanguardista”, explica.

The Mapas Project

The Mapas Project es un proyecto de digitalización y estudio de los manuscritos mesoamericanos ilustrados, llevado a cabo por la Universidad de Oregon (USA). No solo recoge manuscritos cartográficos, sino que sigue el término “mapa” utilizado en la Nueva España para aquellos documentos que mostraban paisajes o territorios de comunidades indígenas mesoamericanas.

mapas_headerEste proyecto recoge fondos digitalizados de diversas bibliotecas, fondos que abarcan desde la época precolombina hasta la moderna, y quiere incorporar imágenes de todas aquellas bibliotecas digitales que deseen formar parte de este repertorio.

Además de las imágenes, la página ofrece comentarios de las mismas. De manera que eligiendo uno de los “mapas” podemos optar por una visualización con texto, donde se comenta cada una de las figuras, la historia o los elementos que lo componen.

Seminario Internacional “Afinidades Anglo-Hispanas en el siglo XVII: Diplomacia, comercio y cultura”

Organizado por la Escuela de Estudios Hispano-Americanos (EEHA.CSIC) y el  Área de Historia Moderna del Departamento de Geografía, Historia y Filosofía de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla,  durante los días 12 y 13 de diciembre tendrá lugar el Seminario Internacional “Afinidades Anglo-Hispanas en el siglo XVII, que contará con la participación de 19 ponenetes repartidos en seis mesas de diversas temáticas: Política exterior, Exilio y diplomacia , Intercambios comerciales, Circulaciones culturales, Diplomacia cultural y Testimonios y memoria. Organiza el profesor Igor Pérez Tostado con la colaboracion de la Secretaría Científica: Laura Borragán Fernández y Cristina Bravo Lozano.

Dicho Seminario enmarca dentro del Proyecto del Plan Nacional del Gobierno de España MINECO 2012-2014, “Afinidad, violencia y representación: la proyección exterior de la Monarquía Hispánica”.

Todas las sesiones tendrán lugar en la sede Sala Rafael Yuste de la EEHA.